Las entidades de adicciones recuerdan que siguen existiendo muchos retos en materia de VIH-Sida

                                                               

  26 JUNIO 2018

 

1 de diciembre 2019

Día Mundial de Lucha contra el Sida

 

Con motivo del 1 de diciembre, Día Mundial de Lucha contra el Sida, la Federación Andaluza ENLACE y sus 90 entidades, entre las que se encuentra Federación Provincial de drogodependencias Liberación, recuerdan que no hay que bajar la guardia en materia de prevención y atención de VIH-Sida.

 

En las últimas décadas, importantes avances médicos han permitido, no solo tener una esperanza de vida igual a las personas no infectadas sin llegar nunca a desarrollar Sida, sino también mantener al virus indetectable y, por lo tanto, intransmisible. En este sentido, la labor de las instituciones y de las entidades sociales ha sido clave. En primer lugar, se ha facilitado el acceso a la prueba y al tratamiento, especialmente a los colectivos más vulnerables. Junto al tratamiento médico, se ha afianzado la importancia de cubrir otras necesidades vitales para lograr el éxito del proceso terapéutico, potenciando las intervenciones desde el ámbito psicosocial. Por último, la realización de numerosas campañas de prevención y sensibilización entre la población ha contribuido, no solo a reducir el número de transmisiones, sino también a mejorar el conocimiento de la enfermedad y la imagen social de las personas que conviven con el VIH-Sida.

 

Pese a todos estos avances, si consideramos los objetivos propuestos por ONUSIDA para erradicar la pandemia en 2030 a nivel mundial, observamos que aún quedan importantes retos por delante y temas en los que hay que seguir incidiendo. A continuación, trataremos de exponer los aspectos que consideramos más urgentes en la prevención y atención del VIH-Sida en Andalucía, desde el ámbito de las adicciones.

 

Es innegable el hecho de que el perfil de persona con VIH-Sida ha cambiado y la vía de transmisión más frecuente ya no es el uso de drogas inyectables sino las relaciones sexuales. No obstante, factores como los nuevos usos de drogas en contextos de ocio, donde se dan prácticas sexuales de riesgo, o los flujos migratorios desde países donde el consumo por vía intravenosa sigue siendo habitual, no permiten bajar la guardia en la intervención desde el ámbito de las adicciones.

 

En primer lugar, entendemos que es prioritario continuar trabajando desde un enfoque integral, especialmente, con los colectivos más vulnerables como son las personas sin hogar, las personas en entornos de prostitución, las personas migrantes o las personas privadas de libertad. Así, las intervenciones específicas encaminadas a facilitar el acceso a los recursos sanitarios, en el caso de ciertos colectivos como pueden ser las personas sin hogar o las personas migrantes, tienen que ir necesariamente acompañadas de otro tipo de intervenciones que favorezcan el éxito del tratamiento. Facilitar el acceso a la prueba, hacer un acompañamiento en el proceso de la enfermedad o dotar de herramientas para mejorar los hábitos de salud sexual son aspectos clave, pero no podemos descuidar otros básicos como son la vivienda, el sustento, la atención psicológica o el acceso al mercado laboral.

 

Además, dentro de este enfoque integral, es esencial insistir en la importancia de que todas las actuaciones sean llevadas a cabo desde una perspectiva de género que atienda las necesidades específicas de cada persona. En el caso de las mujeres, es muy necesario incidir en materia de salud sexual y afectiva, fomentando el empoderamiento en cuanto a medidas de autocuidados, de manera que sean ellas quienes tomen la iniciativa y el control sobre la protección en sus relaciones. En el caso de los hombres, es necesario incidir en la disminución de la asunción de riesgos relacionados con las relaciones sexuales. Para ello, debemos seguir construyendo espacios de confianza desde los que abordar la atención de las personas con VIH-Sida partiendo de los condicionamientos de género.

 

En nuestro país, entre las mujeres, la transmisión heterosexual constituye la gran mayoría, con un 85,0% de los nuevos diagnósticos. Las mujeres se diagnostican cada vez a una edad mayor, y en una situación inmunológica peor que los hombres. Entre los nuevos diagnósticos de VIH en las mujeres, más de la mitad son en mujeres inmigrantes.

 

En materia de prevención, la reducción de la percepción de riesgo, especialmente entre la población más joven, ha favorecido en los últimos años el repunte de transmisiones no solo de VIH-Sida sino también y, de manera significativa, de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la sífilis, la gonorrea o la clamidia. Además, como hemos apuntado anteriormente, ciertos contextos de ocio o nuevas prácticas como el ChemSex, donde se combina el consumo de sustancias con la práctica de relaciones sexuales, han favorecido una relajación a la hora de emplear métodos preventivos. Es urgente, por tanto, seguir apostando por medidas de prevención eficaces como puede ser la implantación efectiva de la profilaxis preexposición (PrEP), método que reduce el riesgo de contraer VIH-Sida, al tiempo que seguir promoviendo el uso del preservativo como único método efectivo para evitar la transmisión de las ETS.

 

La incorporación de la PrEP en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional Salud a partir del 1 de noviembre es una de las grandes demandas alcanzadas este año y su implementación efectiva deber ser realizada con la mayor diligencia por las Comunidades Autónomas, de forma que el acceso a la misma sea equitativo y rápido en todo el Estado. La PrEP ha de servir para articular un nuevo abordaje de la salud sexual capaz de dar respuesta a las nuevas necesidades a las que nos enfrentamos y debe complementarse con mayores esfuerzos en el ámbito de la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento temprano, porque en nuestro país más del 45% de nuevos diagnósticos son tardíos, lo que pone en riesgo la vida de las personas afectadas y ocasiona que el VIH siga expandiéndose.

 

Otra cuestión importante y menos abordada, es cómo afecta el envejecimiento a las personas con VIH-Sida. No es raro que quienes han sobrevivido a la enfermedad después de un largo proceso, hayan sufrido otras enfermedades oportunistas como la neumonía o la tuberculosis. Al llegar a una edad avanzada, estas personas ven mermada su salud más allá de los condicionantes propios de la edad. Si además la persona ha tenido una detección tardía o no ha sido tratada correctamente a lo largo de las diferentes etapas de la enfermedad, como ocurre a menudo entre los colectivos más desfavorecidos, la calidad de vida se reduce en mayor medida.

 

Por último, en relación a la evolución de la imagen social de las personas con VIH-Sida, son muchos los logros obtenidos gracias a numerosas campañas de sensibilización que, en los últimos años, han posibilitado la eliminación de prácticas discriminatorias como las que limitaban el acceso a determinados puestos de trabajo. Sin embargo, aún queda mucho por hacer en esta materia. Es preciso facilitar herramientas que ayuden a superar el estigma, proporcionar asesoramiento legal para luchar contra la discriminación y, en definitiva, fomentar una cultura de respeto e igualdad de oportunidades desde la Administración Pública y las organizaciones sociales para seguir avanzando hacia una sociedad más justa.

 

Desde el pasado 1 de diciembre hemos vivido en nuestro país momentos para la esperanza. Hemos asistido al final de las exclusiones de las personas con VIH en el acceso al empleo de la función pública, lo que supone un gran avance contra la discriminación y exclusión en el ámbito laboral, que se debe implementar con una adecuada legislación que impida la discriminación de las personas seropositivas tanto en el acceso al empleo como en su permanencia.

 

Durante el Día Mundial de 2018, el Ministerio de Sanidad lanzaba el Pacto Social contra la discriminación asociada al VIH. Un documento muy esperado e impulsado por el Plan Nacional del Sida con la participación de otros ministerios, sociedades científicas, universidades, sindicatos y sociedad civil, pero que tras un año de su presentación aún requiere de una implementación real y efectiva.

 

Existen  otros  muchos  retos  que  abordar;  las reivindicaciones de las personas supervivientes, la  atención  sanitaria  en  el  medio  penitenciario,  la asistencia sanitaria a personas inmigrantes en situación irregular, la contribución de España a la respuesta global al VIH (en la que ya el Gobierno ha anunciado que aportará 100 millones de euros al Fondo Global para la Lucha contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis) y un largo etcétera que organizaciones que trabajamos en VIH seguiremos reclamando todos los días.

 

Alcanzar una generación libre de VIH es posible, pero sólo lo alcanzaremos si ponemos en primer lugar la lucha contra la serofobia y para eso debemos visibilizar a las personas con VIH que tantas veces son olvidadas.

 

 

Para más información:

Luisa Márquez (609545687)

www.f-enlace.org

Liberación Colabora en la inserción laboral de 34 persona de centros penitenciarios en 2018

Un total de 34 internos del Centro Penitenciario de Sevilla lograron un trabajo con el programa Reincorpora

El programa de ”la Caixa” ofreció itinerarios de inserción sociolaboral a 63 internos de Sevilla a través de la Federación Liberación y la Fundación Padre Leonardo
 
 

El programa de ”la Caixa”, desarrollado en Sevilla por la Federación Liberación y la Fundación Padre Leonardo, ofrece itinerarios personalizados adaptados a las necesidades de preparación técnica y personal de los internos que combinan formación, acciones de servicio a la comunidad e integración laboral, con el objetivo de que la persona amplíe sus competencias, refuerce valores y mejore habilidades personales y profesionales que le ayuden en su camino hacia la plena inclusión social y laboral.

Las cifras de integración laboral de los internos avalan la consolidación del programa. En 2018, 34 de los participantes que finalizaron su itinerario de inserción sociolaboral consiguieron un trabajo gracias a 26 empresas contratantes.

En toda España, 1.209 internos consiguieron el año pasado un trabajo a través de Reincorpora gracias a la colaboración de 771 empresas. Además, desde la puesta en marcha de Reincorpora, en 2011, han participado un total de 14.709 internos en toda España y 5.803 de ellos han encontrado empleo gracias a 5.290 empresas contratantes.

«Queremos facilitar que las personas privadas de libertad puedan reconducir su proyecto vital y lo hacemos acompañados de la Administración, con quien sumamos esfuerzos desde hace ya casi una década. Se trata de un compromiso estable por la reinserción social y laboral de los internos que permite que actualmente tres de cada cuatro participantes en el programa consiga un empleo», explica el presidente de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Isidro Fainé.

La colaboración con 71 entidades sociales de toda España especializadas en la atención a este colectivo es lo que permite ofrecer itinerarios de reinserción adaptados a las necesidades específicas de cada participante gracias a la figura del técnico Reincorpora, quien diseña y pacta con los participantes este itinerario. El técnico de la entidad acompaña y hace un seguimiento de toda la evolución de la persona durante el itinerario, abordando el proceso de cambio desde una perspectiva integral.

Un cambio logrado desde una perspectiva global

A grandes rasgos, y según las necesidades de cada participante, los itinerarios se dividen en las siguientes fases: posicionamiento ante el empleo; formación y prácticas no laborales; servicios solidarios, y búsqueda activa de empleo e inserción laboral a través del programa Incorpora de ”la Caixa”.

El año pasado, los internos de Reincorpora de ”la Caixa” tuvieron acceso a 25 formaciones que combinan formación en competencias transversales y teóricas con la realización de prácticas no laborales en la empresa ordinaria, lo que permite, entre otros aspectos, a los participantes demostrar lo aprendido en el aula y acercarse al mundo empresarial. Los internos han podido formarse en auxiliar de atención sociosanitaria, hostelería, servicios básicos de limpieza y servicios de restauración.

Otra de las piedras angulares de Reincorpora es la participación de los internos en servicios a la comunidad dirigidos a dar respuesta a necesidades del entorno más inmediato y a fomentar competencias, habilidades y valores, al mismo tiempo que se promueve la participación social y el compromiso cívico de los participantes. Sólo en 2018, 200 personas se beneficiaron de estas iniciativas en Sevilla. En toda España se han realizado servicios a la comunidad que han incluido acciones de atención y acompañamiento de personas mayores, tareas medioambientales, colaboración con bancos de alimentos o comedores sociales o charlas de sensibilización a jóvenes en riesgo de exclusión social.

Además, los técnicos orientan a los internos en la búsqueda activa de empleo y en la integración y el mantenimiento del puesto de trabajo a través del programa Incorpora de ”la Caixa”, de integración sociolaboral de colectivos en situación de riesgo de exclusión social.

Noticia: Los famosos no podrán ser imagen de las casas de apuestas

El Gobierno anuncia que acepta las recomendaciones del Defensor del Pueblo y las incluirá en el Real Decreto que está preparando

El Ministerio de Hacienda aceptará las recomendaciones que le ha realizado el Defensor del Pueblo para limitar la publicidad del juego y las apuestas y reforzar la protección de las personas más vulnerables frente a la adicción al juego, especialmente los menores.

Entre las recomendaciones que hizo hay que destacar la prohibición de que personas con notoriedad pública puedan utilizar su imagen como reclamo publicitario.

ENLACE completo a noticia aquí.

 

Versos en Cristal.

 

 

Versos en cristal utiliza la metáfora del mensaje que viaja en una botella para hablar de nuestro movimiento asociativo, su historia y las adicciones.

El objetivo fundamental de este proyecto es acercar el tema de las adicciones  al mayor número de personas ofreciendo información, reflexión y conocimiento de una manera cercana, no culpabilizadora, afectiva, abierta, tolerante, atractiva e incluso bella.

Queremos que nos lleguen cientos de mensajes, pintados, pegados o como tu quieras en botellas de cristal, ¿Cómo tienes que hacerlo?

1. Usa una botella sin marca y personalizala como quieras, usa pinturas, pegatinas, cuerdas... ¡lo que se te ocurra! Al hacerlo, ten siempre en mente nuestro movimiento asociativo y lo que implica, a partir de ahí, el cielo es el límite.

2. Deja unos versos, tuyos o de quien tu quieras dentro pero sabiendo que solo la persona que obtenga la botella los va a leer. Será un secreto entre vosotros.

3. Usa las redes sociales para darle visibilidad al proyecto sin olvidar etiquetarnos como @fliberacion.

4. Cuando esté lista, nos la envías o concertamos una recogida.

5. Por último, las expondremos y realizaremos una subasta entre todas que servirá para financiar nuestros proyectos. 

 

 Video promocional de Versos en Cristal

 

 

Puedes saber más sobre este bonito proyecto haciendo clic en Versos de Cristal en el menú principal. o puedes llamarnos al 954957193 o escribirnos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cierra una empresa de inserción laboral que dejará de atender a cientos de personas en exclusión

Nota de prensa publicada en CAIS:

AISOL, empresa social de inserción laboral, dedicada al ámbito de reciclaje y limpieza, cierra sus puertas, lo que supone una pérdida para el movimiento social, los colectivo de personas con problemas de adicciones y exclusión social y para el conjunto de nuestra sociedad debido a la pasividad de las administraciones.

 

Una iniciativa social que abrió en Sevilla un camino que, uniendo sinergias de movimientos ciudadanos, especialistas y sector público, logró atender a cientos de personas en riesgo de exclusión cierra sus puertas. Durante los años de vida de AISOL, cientos de personas han podido recuperar sus aptitudes deterioradas y situarse en igualdad de condiciones con cualquier otra persona sin empleo.

Esta empresa social, sin ánimo de lucro, llamada AISOL estaba dedicada a la recogida y clasificación de papel y cartón, y a la destrucción confidencial de documentación. Fue creada por la Federación LIBERACIÓN con el fin específico de cubrir la incorporación sociolaboral de los colectivos más desfavorecidos.

En Andalucía el número de personas en exclusión o riesgo de exclusión supera el 30%. Desgraciadamente hasta en la exclusión hay niveles y en el más bajo de ellos encontramos a personas que tras una larga historia de fracasos han perdido no sólo la esperanza sino también las habilidades mínimas para emprender de nuevo la lucha.

En este tipo de procesos, tras una primera etapa de reducción de daños y motivación a la mejora, aparece una segunda que tiene como objetivo la recuperación de las mínimas habilidades sociales y laborales que permitan una formación laboral eficaz. Los escasos recursos en Andalucía están definidos en la Ley 44/2007  para la regulación del régimen de las empresas de inserciónLa gestión de la Junta de Andalucía ha provocado una reducción del apoyo económico para la subsistencia de esta empresa social. Los retrasos en los pagos o pasar un año sin ninguna ayuda son algunos de los hechos sucedidos.

AISOL se convirtió en un referente en el sector. La experiencia mereció el reconocimiento público por su labor hasta el punto que la Junta de Andalucía consideró incorporarse como socio y lo hizo con el 40% de su capital social.  El primer interés de la Junta se desvaneció, no sólo con AISOL sino con todo el sector de empresas de inserción.

A esto debemos añadir una Administración Concursal cuyos procedimientos siguen sin estar adaptados a la realidad de este tipo de empresas ya que no pueden competir como una empresa al uso. Creemos que es necesario un análisis reposado de esta experiencia y buscar soluciones. Reivindicamos abrir un espacio en nuestra comunidad donde estudiar los hechos con datos contrastables y buscar soluciones para que cientos de personas en riesgo de exclusión sigan siendo atendidas.

 

EL FINAL DE AISOL

Actualmente nuestra sociedad global está plagada de desigualdades a pesar de que por primera vez en la historia de los seres humanos tenemos conocimientos y herramientas más que suficientes para erradicarlas.
Por privilegiado que sea un país dentro de él también conviven desigualdades entre personas. En Andalucía el número de personas en exclusión o riesgo de exclusión supera el 30%. Desgraciadamente hasta en la exclusión hay niveles y en el más bajo de ellos encontramos a personas que tras una larga historia de fracasos han cronificado su situación y perdido no sólo la esperanza sino también las habilidades mínimas para emprender de nuevo la lucha.
Los escasos recursos públicos que la sociedad dedica a los procesos de inclusión deberían ser especialmente sensibles con la situación de estas personas. En este tipo de procesos, tras una primera y fundamental etapa de reducción de daños y motivación a la mejora aparece una segunda etapa que tiene como objetivo la recuperación de las mínimas habilidades sociales y laborales que permitan una formación laboral eficaz.
Uno de los escasos recursos en Andalucía están definidos en la Ley 44/2007 para la regulación del régimen de las empresas de inserción; esta ley y posteriores Decretos prevé la regulación de apoyos a la contratación.
Esto no supone una ventaja competitiva frente a otro tipo de empresas. Las personas durante esta etapa se enfrentan a un déficit en sus capacidades laborales que deben volver a desarrollar y para ello es imprescindible que parte de su jornada laboral se dedique a ese objetivo; la salud también puede estar resentida y hará que sus aptitudes se vean mermadas al menos en una etapa inicial. Pues bien, el incumplimiento del espíritu de la ley en forma de reducción del apoyo vital para la subsistencia de estas empresas, los retrasos en los pagos, saltarse un año sin ayuda, etc. es la forma habitual como la Junta de Andalucía ha gestionado, en los últimos años, la lucha contra la desigualdad con este sector de la población.
La empresa sin ánimo de lucro AISOL, dedicada a la recogida y clasificación de papel y cartón y la destrucción confidencial de documentación se creó por la Federación de Asociaciones LIBERACIÓN con el fin específico de cubrir esa primera etapa de la incorporación que no contaba con recursos.
Tras unos primeros pasos muy difíciles, la empresa se convirtió en un referente de cómo actuar. La experiencia mereció el reconocimiento público por su labor hasta el punto que la Junta de Andalucía consideró incorporarse como socio y lo hizo con el 40% de su capital social.
Durante los años de vida de AISOL, cientos de personas han podido recuperar sus aptitudes deterioradas y situarse en igualdad de condiciones con cualquier otra persona sin empleo. El primer interés de la Junta se desvaneció, no solo con AISOL sino con todo el sector de empresas de inserción (posiblemente la falta de rentabilidad mediática influyera)
La desidia de la Administración Pública, fundamentalmente, ha llevado a AISOL a entrar en concurso de acreedores a principios de este año, en este trance no ha contado con el apoyo de su socio empresarial que ni tan siquiera se ha molestado (sus representantes) en asistir a las reuniones de trabajo mantenidas para intentar su salvación.
A esto debemos añadir una Administración Concursal que en momentos más que complicados y dolorosos, aun cumpliendo con su deber, debemos comentar y abrir una reflexión sobre los procedimientos existentes en materia de empresas de inserción/ viabilidad/ sostenibilidad, ya que siguen sin estar adaptados a la realidad de este tipo de empresas, condenándolas, a por un lado, no poder competir como una empresa al uso pero sin embargo, en otros procedimientos, son tratadas como una empresa más. Haciendo este proceso aún más duro.
Estas letras están escritas desde el dolor del fracaso de una iniciativa social que abrió en Sevilla un camino que, uniendo sinergias de movimientos ciudadanos, especialistas y sector público pudiera acercarnos a un mundo mejor.
No este el lugar, pero creemos que un análisis reposado de toda esta experiencia podría ayudar a conocer los fallos (de todos), buscarle soluciones y a no llevar a futuros utópicos a perder la esperanza antes incluso de levantarse. Los “fracasos” de proyectos que involucran simultáneamente a estos tres sectores son desgraciadamente cada vez más frecuentes y cada vez más anatemizados por los voceros neoliberales frente al enaltecimiento de los “éxitos” de las colaboraciones de los sectores privados y públicos.
Alguien debería abrir un espacio en nuestra comunidad donde estudiar los hechos con datos contrastables y buscar soluciones que seguro las hay.
Por último, un agradecimiento a aquellas personas que han formado parte de la vida de AISOL y han luchado por ella.
 
Seguimos adelante...
 
 
Última foto del equipo de AISOL tomada antes de su cierre, el 31 de Mayo de 2019